Blog de Javier Marigorta
Home / Coaching empresarial / Postergar la toma de decisiones

Postergar la toma de decisiones

0
Liderazgo y Crecimiento Personal. Postergar la toma de decisiones.

Postergar la toma de decisiones.

Muchas personas que sienten malestar en sus vidas tienen perfectamente identificado el origen de su sufrimiento. Hayan alcanzado o no ese “índice de saturación del sufrimiento” del que hablábamos en uno de los últimos post, lo cierto es que saben muy bien que su malestar se deriva de no cambiar algo, de no tomar la decisión que espera agazapada tras esa situación negativa. Permanecen inmóviles, detenidos, como si algo les frenara. A menudo se dedican a lamentarse sobre lo injusta de su situación, como si el lamento pudiera per se ejecutar el cambio que necesitan. Otras, se quejan de que su destino está en manos de otros. La mayoría, sin embargo, simplemente dejan pasar el tiempo. ¿Te has preguntado alguna vez qué estás perdiendo cuando asumes cualquiera de estos tres roles?

- Una de las maneras más absurdas de perder tu tiempo vital y tu energía es anclarte en pensar que las cosas no son como a ti te hubiera gustado.

- Se honesto contigo mismo y desnuda tus propias excusas: No hay nadie que te esté impidiendo tomar la decisión que necesitas.

-Si sabes cual es la decisión que necesitas tomar pero te demoras en llevarla a cabo porque temes las consecuencias de éstas para otras personas tendrás que asumirlo. Será inevitable pero piensa que mantenerte como hasta ahora traerá consecuencias incluso peores.

Mirar para otro lado cuando hay decisiones que tomar sólo lleva a elevar la insatisfacción. ¿Cuánto serás capaz de aguantar hasta alcanzar el nivel saturación de sufrimiento? Quizás te interese saber que esa postergación no sólo afecta directamente a los hechos y personas derivados directamente de ellas sino a otras muchas facetas de tu personalidad y de tu existencia.

La indecisión es un agujero negro de tu energía vital. Si tienes una importante decisión que tomar en tu vida personal o profesional y no la tomas, este freno consumirá la energía necesaria para otras muchas cosas importantes. Finalmente, toda decisión implica dos aspectos: el aspecto mental y la acción física. Si no se llevan a cabo los dos puedo decir sin temor a equivocarme que la decisión no está tomada. La decisión sin acción, además, te debilitará con rapidez. Además, si no haces nada, la vida asumirá que nada necesitas con lo que todo se alineará para continuar igual.

El mejor momento para tomar la decisión el 90% de las veces es ahora. El 99% de las veces es hoy.
Post recomendados