Blog de Javier Marigorta
Home / Crecimiento Personal / Las relaciones de pareja como fuente de bienestar

Las relaciones de pareja como fuente de bienestar

0

Encontrar el bienestar en las relaciones de pareja.Todo son relaciones. Como profesor y coach de liderazgo cuando hablo de relaciones no me refiero únicamente a las profesionales sino también a la relación con uno mismo, con la pareja, con el dinero, con nuestra profesión, con nuestras pertenencias, con el verano, el invierno, con la vida…

Dentro de ti existe una poderosa fuerza: la de vivir relaciones auténticas  y de valor. En breve escribiré sobre esta fuerza tan fundamental para nosotros y de la vital importancia de canalizarla con sabiduría para poder disfrutar de ella en toda su dimensión. En esta ocasión me gustaría centrarme en las relaciones más íntimas, las relaciones de pareja. Quizá te estás preguntando que tiene que ver un blog sobre liderazgo con las relaciones de pareja. Todo.

He perdido la cuenta de todos los procesos de consultoría en liderazgo en los que, tras indagar e investigar sobre el problema que encontraba en la superficie, llegábamos al ámbito íntimo de la forma de vivir la pareja de la persona implicada. Conseguir una relación de pareja estable, armónica, equilibrada y feliz es un pilar de esencial importancia en nuestras vidas y cuando no es así nos afecta de lleno y repercute en el resto. ¿Cuántas veces te ha afectado en el trabajo un problema de tu relación con tu pareja? ¿Cuántas veces lo has visto alrededor tuyo? ¿Cómo te afecta a ti una relación desequilibrada?.

Tu relación de pareja puede ser tu mayor fuente de bienestar y vitalidad o un agujero negro para tu energía. Aprender a construir relaciones sólidas, equilibradas y beneficiosas es algo tan importante como respirar.

Es muy posible que en tu vida haya muchas cosas importantes (tu trabajo, tu empresa, tus amigos…) pero pocas lo son tanto como tu relación de pareja. Por eso te invito a que prestes toda la atención a cuidar tu relación más íntima. Haz un ejercicio: levántate y acuéstate cada día recordando que tu pareja no es algo que conseguiste en el pasado y que das por hecho. Se honesto contigo. Hazte esta pregunta, investiga dentro de ti porque, si descubres que un día te dijiste “ya está conseguido”, empezaste muy sutilmente el proceso de destrucción de la relación y, con ella, de tu propio bienestar.  No te olvides jamás que tu pareja está contigo por elección. Esto quiere decir que, si diariamente no muestras que eres la mejor opción, quizá un día dejes de serlo.

Tu pareja te eligió como la mejor opción. Si te olvidas de demostrárselo, quizá un día dejes de serlo.
Post recomendados